AMIGOS Y SEGUIDORES DE ESTE BLOG

domingo, 13 de abril de 2014

NIDO VACÍO




Cuando realmente entendemos, comenzamos a utilizar nuestro propio lenguaje, nuestra propia expresión, ya no nos atenemos a fórmulas ni a frases que nuestros maestros utilizaron.

Roy Whenary

martes, 31 de diciembre de 2013

sábado, 7 de diciembre de 2013

domingo, 20 de octubre de 2013

COMO ES A DENTRO, ES A FUERA


Todos hablamos a veces de lo interior y lo exterior de la vida interior y la exterior, de las influencias internas y las externas, etc...

Pero mi voz me dice:

Todo está relacionado con todo. Cuando enfoco mi conciencia a lo que llamo mío, lo llamo interior. Cuando la enfoco a otras cosas que no son míes, a eso lo llamo exterior. Pero todo, tanto lo uno como lo otro, existe en cuanto está en mi consciencia. Si no, no tiene existencia para mí. Y en ese sentido todo es interno. Pero nada de eso soy yo. Y en este otro sentido, todo es externo, incluso hasta lo que parece más mío. Lo uno y lo otro, lo que llamo interior como lo que llamo exterior se rige por la misma ley. Porque en realidad todo es uno, todo está interrelacionado. Aun lo que considero más externo cuando lo percibo, cuando está en el ámbito de mi consciencia es interior porque existe para mí en cuanto está en mi consciencia.


El modo de mirarme y juzgarme a mí mismo es distinto de cómo veo y juzgo a los demás. Ahí comienza mi modo de ser injusto con la Vida. Porque en realidad todo lo que veo en los demás está en mí. De ahí que distinguir y querer afirmar algo negativo en los demás excluyéndolo de mí es erróneo e injusto. Solamente el hombre realizado ve y juzga con justicia porque sabe que todo lo positivo, bello y elevado que él siente dentro de sí, existe de igual manera en los otros. Así no cabe comparación despectiva ni juicio alguno despectivo. Cuando siente amabilidad, la ve también en los demás aún bajo formas y apariencias no amables. Y su amabilidad contagia a los demás.

Cuando uno es amable de verdad en el fondo, tarde o temprano es correspondido con la misma amabilidad. El que se cansa de no ser correspondido es porque él no lo era en el fondo.

Darío Lostado
(...Pero Mi Voz Me Dice...)

domingo, 13 de octubre de 2013

TODO ESTÁ EN EL INTERIOR.


Nadie encuentra La Verdad, nadie encuentra a Dios prescindiendo de su propio ser.
Nadie encuentra tampoco la verdad de sí si no se desprende y aniquila a su falso yo.
Cuídate de las doctrinas que pretenden enseñarte la verdad fuera de ti, prescindiendo de tu conciencia.
Cuídate de quienes te hablan de un Dios lejano y separado de ti.


Todo lo que encuentres fuera de tu propio e íntimo ser son fabulaciones y creencias ilusorias y conceptuales, pero nunca la Realidad.
Todo lo valioso para ti lo has de encontrar en tu interior. La Realidad y Amor Absoluto también.


Darío Lostado
(Mensajes De Amor)


lunes, 16 de septiembre de 2013

AMA LO QUE HACES


Decía aquel campesino sencillo: -Siempre hace el tiempo que yo quiero.

-Y¿Cómo es así?, le preguntó alguien.

-Es muy simple, contestó el campesino. Cuando comprendí que no podía hacer el tiempo que yo quería, determiné querer el que hacía.

Si no haces o no puedes hacer aquello que amas y deseas, ama lo que haces y lograrás de este modo hacer aquello que quieres y amas.
¿Por qué tanta gente trabaja sin interés ni ilusión alguna y sin poner alegría y entusiasmo en lo que hace?


Para encontrar un trabajo que te guste, el camino más directo es hacer con lo mejor de ti el trabajo que haces ahora, aunque no sea de tu agrado.
El hacer algo con dedicación y amor, no debes dejarlo en manos de tu gusto sino de tu decisión personal.
Si renuncias a tu decisión libre y voluntaria y te dejas llevar por tus gustos, te haces esclavo de ellos...
Tu amor por algo no debe ir detrás o a remolque del gusto. Tu amor eres tú. Es de tu ser interno.
Tus gustos son de los sentidos externos caprichosos.
El amor que ponemos en nuestro trabajo, lo hace creativo, fecundo, gozoso.
La mejor garantía de hacer mañana bien lo que te gusta, es hacer hoy con la mayor dedicación y amor, lo que haces, aunque no te guste.


Darío Lostado
(Tu Vida Tiene Sentido)

sábado, 14 de septiembre de 2013

AMAR DE VERDAD


Cada uno cree que su amor es el mayor y mejor y que como su amor no hay ninguno.
Son muy distintas y diversas las clases de amar.
Algunos aman porque encuentran satisfacción física o psíquica en su relación amorosa.
Otros idealizan a la persona amada y aman sus fantasías sobre ella.


Otros aman por resolver sus problemas económicos.
Finalmente están los que buscan con su amor la felicidad de la persona amada. Estos no exigen nada, no imponen condiciones jamás y saben que amar no es pedir y recibir sino dar y brindarse sin exigencia alguna. Es la única forma de amar de verdad.


Darío Lostado
(Mensajes De Amor)


sábado, 7 de septiembre de 2013

RECIBIR AMOR


¿Crees que es complicado unirse con Dios?

Algunos nos han enseñado que el camino hacia Dios era difícil y doloroso. Pero, ¿puede ser doloroso para un mendigo abandonar sus andrajos y liberarse de sus miserias y suciedades?

Para quien está apegado a sus harapos, puede resultarle duro el abandonarlos. Pero para quien comprende lo que deja y recibe, resulta un reconfortante y gozoso alivio liberarse de sus miserias y anegarse en la dicha total.


La comprensión de La Verdad hace que cualquier renuncia de placeres físicos se convierta en gozosa entrega.

Siempre se recibe infinitamente más de lo que se da. Ese es el fruto y propiedad del amor verdadero.


Darío Lostado
(Mensajes De Amor)

domingo, 25 de agosto de 2013

¿MALA SUERTE? ¿BUENA SUERTE? ¿QUIÉN SABE?


Se cuenta que un labriego chino tenía un caballo.
Con él hacía todas las labores del campo.
Un día el caballo se escapó por las montanas.
Sus amigos se lamentaban ante el labriego: ¡Qué mala suerte!
Pero él respondía: ¿Mala suerte? ¿Buena suerte? ¿Quién sabe?
Un buen día el caballo volvió a casa trayendo tras sí otros caballos salvajes.
La gente decía: ¡Qué suerte!
Y el labriego: ¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¿Quién sabe?
Estaba un día el hijo del labriego domando uno de los caballos salvajes y éste lo tiró y el muchacho se rompió una pierna.
La gente decía: ¡Qué mala suerte!
Y el labriego: ¿mala suerte? ¿Buena suerte? ¿Quién sabe?
Por aquellos días llegaron al pueblo empleados del gobierno para alistar en el ejército todos los jóvenes capaces y hábiles.
El hijo del labriego por tener la pierna rota, quedó excluido, y pudo seguir ayudando a su anciano padre.
¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¿Quién sabe?


Acostumbramos a juzgar las cosas como buenas y malas, demasiado ligeramente. La Vida es la que hace las cosas bien, cuando nosotros hacemos lo que tenemos que hacer. Nada es buena ni mala suerte. Es un mal modo de hablar y un mal modo de pensar. Lo que La Vida da y hace es lo mejor aunque no lo comprendamos.
Cuando nosotros hacemos lo que no debemos hacer o no hacemos lo que tenemos que hacer, es cuando las cosas salen mal. Cuando es La Vida la que escribe nuestra vida, la escritura es perfecta.


Darío Lostado
(Vivir Como Persona)



miércoles, 21 de agosto de 2013

LO URGENTE Y LO IMPORTANTE


Suele confundirse lo urgente con lo importante.
Cuando no se tienen ciertas cosas imprescindibles para la supervivencia es urgente conseguirlas. Y mientras no se tienen se convierten en lo más importante.
Y llega un momento en que lo que fue urgente ya no lo es y deja de ser también tan importante. Porque ya se tiene.
Pero nos acostumbramos a mantener lo urgente como lo más importante siempre.
Y seguimos creándonos necesidades que ya no son urgentes ni importantes. Aunque sigamos dándoles el rango de tales.
En uno conferencia sobre desarrollo personal y autorrealización un oyente me preguntó: ¿Cómo se les enseña estas cosas a los que no tienen con qué vivir?
Se les enseña dándoles primero con qué vivir.
Pero los que tenemos con qué vivir nos pasamos la vida ocupados de cosas que ya no son urgentes, como si lo fueran, sin ocuparnos de lo necesario, de lo verdaderamente importante.
Y buscamos excusas para justificarnos ante nosotros mismo, que eso que hacemos y ocupa gran parte de nuestra vida es realmente urgente o necesario y hasta lo más importante.
Quizás no nos damos cuenta aún de qué cosas son realmente importantes en nuestra vida.
Quizás necesitamos un examen a fondo para saber qué es lo que quiero más. Y si eso que quiero es importante o lo hago yo importante por mi deseo caprichoso o poco fundado. Para la mayor parte de nosotros ya no hay cosas urgentes en sí.
Y son pocas las cosas importantes de verdad.



VIVIR NUESTRA REALIDAD HUMANA CONSCIENTE Y AMOROSAMENTE es la verdaderamente importante. Pero, ¿cuántos le dan esa importancia?
Algunos cuento más engolfados están en ganar y tener cosas superfluas, menos conscientes son de lo que es importante.
¿Cuándo nos ocuparemos de lo verdaderamente importante?
No lo dejes para mañana.
Empieza hoy.
Sólo hay una cosa verdaderamente importante:
Cumplir el plan del Creador en ti al hacerte PERSONA INTELIGENTE Y AMOROSA.
Eso es lo importante.
En todas las aplicaciones de la vida diaria.


Darío Lostado
(La Alegría De Ser Tú Mismo)